viernes, 2 de noviembre de 2012

El robo de identidad crece con la crisis

En Internet se puede comprar una identidad completa por menos de 300 euros con datos robados a otras personas. El 18% de los españoles ya ha sido víctima de este tipo de delitos.
El robo de identidad es un problema cada vez más extendido. Según un estudio elaborado por Dynamics Market para Fellowes, compañía que fabrica destructoras de documentos, el 18% de los españoles y el 17% de los europeos ha sido víctima alguna vez de este tipo de estafas. En la mitad de las ocasiones, los ladrones buscan extraer dinero de su cuenta bancaria. El resultado: un promedio de 7.916 euros de pérdidas por persona y día.

Aunque es difícil cuantificar el impacto de la crisis económica en el avance de estos delitos, el informe OCTA de Europol, difundido en mayo de 2011, advertía ya de las consecuencias del empobrecimiento de la sociedad. "La actividad fraudulenta va a suponer un peligro creciente para la UE (…) y el desempleo crea más oportunidades para los grupos criminales", auguraba Europol.
Aunque hay más causas. Según este informe, el acceso a Internet de alta velocidad y otros desarrollos tecnológicos "han incrementado las oportunidades para este tipo de estafadores, bandas organizadas que se dedican también al robo de vehículos, tráfico de drogas o distribución de moneda falsa pero que se ven atraídos por las penas más bajas que suponen estas actividades y por una percepción general entre la comunidad criminal de que hay un menor riesgo de ser aprehendidos".
En realidad, el robo de identidad no está limitado a los delincuentes profesionales. La aseguradora CPP afirma que, en la actualidad, cualquiera puede comprar por Internet una identidad completa por menos de 300 euros con datos robados a otras personas.

La investigación
Como parte de su investigación, CPP adquirió extractos bancarios, facturas de empresas de servicios públicos (agua, gas, luz…) y documentos de identidad para demostrar lo fácil que es para un delincuente hacerse pasar por otra persona.
La aseguradora concluyó que a través de la Red cualquier persona puede adquirir una identidad falsa completa comprando un carné de conducir (46€), un carné de moto (23€), un permiso de trabajo para la Unión Europea (11€) o paquetes que incluyen extractos bancarios y facturas de agua, luz y gas (184€). Estas falsificaciones permiten abrir cuentas bancarias, solicitar tarjetas de crédito, contratar líneas telefónicas o pedir préstamos en nombre de la víctima.
Más...


Fuente: www.expansion.com